Sudando, secándonos la frente con pañuelos, que  humedecimos en la fuente de la Recoleta, llegamos a  esa casa, con jardín, de l...